Si piensas en el Páramo de Santurbán, la palabra que se te va a venir a la mente es magia. Su vida silvestre, el agua en cada rama, el viento en el camino, las piedras en la cima de las montañas, hacen del páramo un lugar mágico y ancestral.

No solo es una de las reservas hidrográficas más importantes para los departamentos de Santander y Norte de Santander, sino también es un ecosistema vital para el país, pues es una de las fuentes que mantiene los ciclos del agua gracias a que permiten transformar la neblina en recurso hídrico.

En esta zona paradisíaca podrás contemplar el increíble paisaje de una amplía región natural, rica en agua y donde se alberga gran diversidad de especies de animales y vegetales, de los cuales la mayoría no se encuentran de forma natural en ninguna otra parte del mundo.

La presencia de especies de fauna es diversa, se encuentran alrededor de 457 especies de plantas vasculares helechos y afines, y 293 especies de fauna vertebrada, las cuales ayudan al mantenimiento hídrico del páramo.

Ahora, teniendo en cuenta la vegetación presente en el páramo, se destacan los frailejones de Espeletia conglomerata, Espeletiopsis funckii y Espeletia brassicoidea, siendo estos últimos especies propias de Colombia.

Si hablamos de las especies animales, se evidencia la presencia de 17 especies de anfibios, 17 de reptiles, 201 de aves y 58 de mamíferos, de las cuales está presente la nutría, el oso andino y el piro, las tres consideradas como vulnerables a la extinción.

Así que está de más decirte que tienes que pasar por el Páramo de Saturbán, sí o sí. Podrás disfrutar de actividades interpretativas y de recreación pasiva, las cuales podrían ser practicadas en sitios de gran atractivo escénico, como es el caso de los complejos lagunares y la zona de turberas.