Si no has llegado aquí por el Quiz Corchador de la Historia de Bucaramanga, edición Teatro Coliseo Peralta, en Instagram de BGA Te Activa, te recomendamos que lo hagas primero (y no hagas trampa).

Encuéntralo en nuestro perfil.

Para esta edición dedicada a una joya arquitectónica olvidada en la ciudad, contamos con la asesoría de Andrés Manrique, historiador y experto en historia urbana de Bucaramanga.

¡Empecemos!

 

El corral

La casona que albergaría al Coliseo Peralta fue adquirida por un carnicero y negociante en general, Don Anselmo Peralta, en 1893, para hacerla polo de recreo y diversión para todos los Bumangueses.

Se tardó cinco años en construirla y se inspiró en la arquitectura del “Corral Español” del siglo XVII: casas con grandes solares adaptadas como teatros.

Esta estructura mostraba la división social de la época. Los más pudientes se hacían en la galería parte alta, la clase media abajo en la galería del primer piso, dentro de la zona protegida del sol y los menos favorecidos llevaban butacas y se sentaban en el solar.

 

Hospital de guerra

La Guerra de los Mil Días, como se conoce al conflicto civil entre 1899 y 1902, tuvo fuertes episodios en Santander. Uno de los más conocidos fue la Batalla de Palonegro, que mostró la cara más violenta del enfrentamiento bipartidista en el país.

Durante esas épocas, el Teatro Coliseo Peralta fue utilizado como hospital para las tropas heridas.

 

Se reventó la cinta

Cuentan las crónicas del 27 de agosto de 1897 del espectáculo que tuvo lugar en el Teatro Peralta seis días antes, cuando el empresario de espectáculos venezolano Manuel Trujillo Durán llegó a Bucaramanga con un vitascopio.

Se dice que se presentaron en dos funciones de cine de la colección de Thomas Alva Edison los siguientes títulos: Las señoritas Shalt en el baile de las palomitas, La Serpentina, Elena y Marta con el andarín Carlos El martirio de Juana de Arco.

Todo iba muy bien hasta que “el señor Trujillo tuvo que suspender su exhibición con gran pena del público porque se reventó la cinta de celuloide donde están las fotografías”.

 

La primera película con sonido

Se trató de la cinta “El Dios del Mar” con la que inició en 1931 la primera temporada de cine sonoro en Bucaramanga.

Esta película había sido estrenada un año atrás, con la actuación de Fay Wray, conocida mundialmente por aparecer en la cinta clásica de King Kong (1933) y Richard Arlen.

El Dios del Mar contaba sobre la búsqueda de un tesoro custodiado dentro de una isla de caníbales. Aunque no hay mucho de ella, esta es la presentación de la cinta:

 

El declive

La aparición de teatros más modernos como el Garnica y el Santander relegaron al Peralta a espectáculos más populares, como las peleas de gallos y chivos, y las veladas de boxeo.

Además, otro factor que ayudó al declive fueron las concentraciones obreras realizadas al interior del teatro por activistas conocidos de la época como María Cano y Eduardo Mahecha.

Esto hizo que el lugar fuera afectado en su nombre, ya que esas manifestaciones eran mal vistas por la sociedad de la época.

 

Monumento Nacional

El paso de los años afectó al Teatro Coliseo Peralta, que lo declararon Monumento Nacional (hoy llamado Bien de Interés Cultural de ámbito Nacional) el 24 de febrero de 1975 y hasta el día de hoy, sigue sobreviviendo con shows teatrales de vez en cuando.

Fue el tercer Monumento Nacional que tuvo Bucaramanga, tras la Capilla de los Dolores (1954) y la Casa del General Custodio García Rovira (1966).

Tras el teatro, han sido declarados Monumento Nacional el Centro Cultural del Oriente (1995) y la Casa de Bolívar (1999).

 

Aquí termina este Quiz Corchador de BGA, edición del Coliseo Peralta.

Si llegaste hasta aquí, bien puedes conocer otros de los productos que te ofrece BGA Te Activa para enamorarte de Bucaramanga y conocerla un poco más: