Los mitos y creencias sobre el café - BGA Te Activa

A solo 40 minutos de Bucaramanga se cosecha el Café Mesa de Los Santos, una de las bebidas a base de este grano con mejor reputación del mundo, que se cotiza con un enorme valor en todo el mundo. Pero quizá, alguna vez te habrás preguntado ¿qué tanta diferencia habrá con el café que me tomó en casa?

La verdad es que sí hay muchas diferencias, en calidad, sabor, olor y cuerpo, pero para que empieces a disfrutarlo mejor, te vamos a contar algunos de los mitos y creencias que se han tejido alrededor de esta bebida tan nuestra.

Si quedas antojado de saber más y quieres conocer más sobre el café que se hace en la Hacienda El Roble (o tal vez, darte el gusto de recorrerla), mira todos los planes que se pueden hacer allí aquí

¿El café, entre más negro, más cafeína y más fuerte es?

Falso. Lo tostado no tiene nada que ver con el contenido de cafeína, simplemente a más tostado, más enmascarados están los defectos de ese café.

¿Entre más amargo, más mantiene despierto? 

Falso. Un café bueno no necesita azúcar porque ya de por sí trae azúcar natural, dulzura natural. La costumbre de mucha gente de meterle azúcar al café viene del hecho de que el café que esa gente consume es café malo, el café amargo es café con defectos, con una “tostión” muy alta. El azúcar ayuda a mejorar algo que es feo, pero si de verdad te tomas algo que es bueno no necesita azúcar porque es dulce.

¿La principal característica del café es despertarme?

Sí, pero no. Esa propiedad del café ha hecho que la gente solo busque el café por el motivo de poder estar alerta, que sí es muy útil, pero olvidamos que también es una bebida muy exquisita y sabrosa que la puedo disfrutar en cualquier momento, incluso cuando uno no necesita estar alerta.  

¿El café instantáneo es lo más práctico para la vida diaria?

Más o menos. Sí es lo más rápido de hacer, pero el café instantáneo ha debido pasar por un proceso químico muy fuerte para que solo sea necesario echarle agua. Esto quiere decir que no solo es un café de baja calidad, sino que sus propiedades quedan prácticamente perdidas por el proceso. Aparte, hoy en el mercado hay prensas de café muy sencillas y divertidas para hacerte un buen café y rápido.

¿Cómo distinguir un café de alta gama?

Va a tener una taza limpia, sin sucios alrededor, ni olor a químico o a plástico o a fermento.  Son cafés estéticamente bonitos, brillantes, limpios, no amargos, dulces. 

 

¿Qué tan difícil es hacer un café de excelencia?

Los atributos del café premium son de una exigencia tan alta, que los exportadores expertos rechazan casi el 40% de los cafés. Te vamos a mostrar de qué depende:

  1. La humedad: para un café de excelencia, en el momento en que se entrega, tiene que estar entre 9,5 y el 10,5. Si se entrega con mayor nivel, se corre el riesgo que en 6 meses el café pierda sus atributos.
  2. El rendimiento: Es una medida sobre el  trabajo que le metió el cafetero al proceso de selección del café. Esto significa un trabajo arduo de eliminar todos los factores que alteren el producto final. No se pueden colar granos dañados ni basuritas, que normalmente aparecen en otros cafés corrientes. 
  3. La cata: si el proceso de cosecha quedó bien, hay que probarlo. Esto se hace con expertos en los atributos del café y a ciegas. Es decir que el café de calidad se mezcla con otros para que la calificación sea totalmente imparcial. Para poder hacerlo, cada finca cafetera tiene su tostador, que es una persona experta en el procesamiento del grano y tiene el ojo clínico para sacarle todo su potencial.