La Hormiga Culona Santandereana, un alimento que ayuda a prevenir enfermedades - BGA Te Activa

La Hormiga Culona Santandereana no solo es un manjar delicado y exquisito, sino también es un alimento que, de acuerdo con una investigación de la Universidad Industrial de Santander, ayuda a prevenir enfermedades.

La idea de comer hormigas puede parecer algo muy exótico y generar náuseas a los principiantes, pues no están acostumbrados. Por eso, se les aconseja que se olviden de ello y se concentren en el sabor a tierra, a nueces, y en su textura de palomitas de maíz. Es realmente una delicia de la gastronomía santandereana.

Ahora bien, el estudio de la UIS hizo un análisis exhaustivo de las hormigas culonas, en el que encontraron que son una fuente rica en ácidos grasos no saturados, lo que quiere decir que son un alimento que puede ayudar a prevenir enfermedades como el alto nivel de colesterol sanguíneo.

Este ejemplar de la naturaleza santandereana hacen parte de una tradición gastronómica, que luego de colonizar las mesas del país, ha llegado hasta el exterior en países como Inglaterra, Alemania, Portugal, Canadá y Estados Unidos.  Por lo que la fuerte tradición santandereana de comer hormigas culonas, heredada de nuestros ancestros indígenas, se está expandiendo en el mundo con éxito.

Así que si se encuentra por Santander, ya sea que esté visitando Bucaramanga, San Gil, Barichara, El Parque Nacional del Chicamocha u otra ciudad o sitio turístico del departamento, no olvide preguntar en su hotel, por las calles o a los guías turísticos, donde y como puede adquirir este bocado. Así, estará consumiendo un manjar que perpetúa una tradición que acompañó a nuestros antepasados y además, estará cuidando su salud.