Si eres amante de las artesanías elaboradas en fique, te gusta bañarte en pozos naturales con aguas cristalinas y practicar deportes extremos, debes visitar Curití: el apacible municipio que queda a tan solo 10 minutos de San Gil y 91 kilómetros al sur de Bucaramanga.

Allí podrás encontrar el Balneario Pescaderito,  lugar en el que puedes acceder a los variados pozos que se han formado con los años y que hacen parte de la tradición vacacional del pueblo. Está compuesto por las quebradas Ficaleña y Peña Negra, por lo que el turista podrá contemplar un increíble paisaje y disfrutar aún más el paseo.

De tal forma, el Pescaderito se ha convertido un sitio ideal para disfrutar vacaciones en familia, gracias a sus varios pozos naturales y sus tranquilas, templadas, cristalinas y apacibles aguas. Pero no es el único lugar para disfrutar en Curití, también puedes conocer la famosa Cueva del Yeso, a tan solo 15 kilómetros del caso urbano.

La cueva, que se encuentra entre las veredas de Quebradaseca y El Placer, te permiten observar estalagmitas y estalactitas, que en el fondo tienen tallada en yeso una imagen de la Virgen de la Caverna, desde 1954.

Para seguir sorprendiéndote con los escenarios naturales que ofrece Curití, puedes disfrutar del Parque Natural El Santuario, que se encuentra a 20 minutos del municipio en la Vereda la Cantera. En el parque, zona donde converge la cordillera Oriental con el Cañón de Chicamocha, se puede apreciar la vegetación exótica típica de la selva y algunos animales representativos de la tierra colombiana como picures, tinajos, armadillos, iguanas, reptiles, entre otros.