Una turbina de titanio, con tecnología aeroespacial, que se mueve a 9.000 revoluciones, y que bombea cerca de diez litros de sangre por minuto es la descripción más exacta pero menos real para lo que llevan en su pecho.

La realidad es que eso que cargan a diario en pequeños bolsos es la vida -la suya- que les fue devuelta en Bucaramanga luego que su corazón fallara.

El pasado 31 de mayo la Fundación Cardiovascular de Colombia, FCV, celebró en Bucaramanga los cinco años del primer trasplante de corazón artificial (el primero en Sudamérica) y para ello, reunieron a las veinte personas que han ganado una nueva vida gracias a ese hito médico, que es a la vez un motivo de orgullo para los bumangueses y los colombianos.

No es fácil entender todo lo que involucra un procedimiento de esta naturaleza. No es como si simplemente una persona con algún mal cardíaco decidiera que quiere uno nuevo totalmente artificial.

Estos son cuatro datos claves para entender lo complicado de este tratamiento:

  1. Para haber llegado hasta el quirófano, estas personas tuvieron que agotar todas las otras instancias (entre estas, un trasplante de corazón tradicional).
  2. Además de la condición del paciente, el corazón artificial es una opción viable considerando que la donación de órganos en América Latina sigue por debajo del promedio mundial.
  3. El dispositivo se implanta dentro del corazón del paciente y a la aorta −arteria principal que lleva la sangre oxigenada hacia el cuerpo entero−, pero no funciona solo. Tiene un sistema externo atado por un cable que sale a través de la piel, y se conecta a un panel controlador del aparato. Este se lleva en un bolso de cualquier tipo, para impactar lo menos posible la cotidianidad del paciente.
  4. En no todos los casos es igual, pero estos pacientes pueden llevar una vida normal con su corazón artificial.

Una voz autorizada para ayudarte a entender mejor la magnitud de lo que te estamos contando es Leonardo Salazar, médico y director del Programa de Corazón Artificial de la FCV.

¿Cómo dimensionar lo que significa implantar un corazón artificial a una persona?

“Desarrollar una tecnología que sea capaz de reemplazar un órgano, así como vemos en la ciencia ficción, -como le pasó a  Iron Man o al hombre nuclear ya hace unos años-, puede que suene algo fantasioso, por eso, es increíble que sea una realidad y que podamos hacer eso acá en Bucaramanga, además siendo  pioneros en Colombia y América Latina.

Además, que este sea el lugar a donde envíen los pacientes que tienen la enfermedad más grave del catálogo a hacerse el procedimiento más sofisticado y complejo que existe es muy satisfactorio”.

¿Qué tan significativo es a nivel mundial este logro?

“Nosotros fuimos el primer centro que hizo estos implantes en Latinoamérica, pero además somos el centro que hace más implantes que tiene mejores resultados.

Estos normalmente estaban limitados a los países desarrollados como Estados Unidos, el Reino Unido o Alemania. Ellos lo hacen desde hace más de 10 años y los resultados de ellos son bastante buenos, pero cuando comparamos los resultados con los nuestros, los superamos o al menos empatamos.  

De alguna manera esto es una muestra del desarrollo de Colombia.

El volverse un país desarrollado no significa que un país tenga más dinero o que un país tenga más recursos, significa sobre todo que su grupo humano y sus personas sean capaces de hacer cosas del primer mundo, yo creo que significa que estamos avanzando hacia el desarrollo”.

Lo más satisfactorio ha sido tener el privilegio de hacerme parte de la familia de cada uno de todos esos pacientes, de conocerlos, de quererlos y que me quieran, creo que eso es lo más satisfactorio.

¿Cómo llegan los pacientes del extranjero a Bucaramanga para estos tratamientos?

“Nosotros ya somos un proveedor de salud de alta complejidad para varios países fuera de Colombia. Hacemos toda la cirugía cardiaca de las Antillas Holandesas, antes esos pacientes eran enviados a Estados Unidos y a Holanda y ahora los envían acá.

Hay 600 millones de personas en América Latina y la idea es poder ofrecerles a quienes tienen dolencias de corazón una alternativa más cercana y hecha más ajustada con los recursos que ellos tienen, es un gran servicio que presta Bucaramanga como centro de salud referente para América Latina”.

¿De esos 20 milagros médicos, hay alguno que realmente se haya ganado ese calificativo de “milagro”?

“Creo que la primera paciente que implantamos Cielo González Díaz (mujer oriunda de Albania, Santander, que recibió el trasplante a sus 56 años), aunque hemos tenido varios pacientes muy complejos. Otro fue un paciente de Ucrania, Maxym, un marinero que se enfermó en altamar y que fue muy complejo también por el tema del idioma”.