Una vuelta por la BGA verde

El viento en el rostro, el sonido de las ramas al moverse, la sensación de estar parados sobre el prado con ese inconfundible olor a hierba y árboles. Una visión increíble que ofrece Bucaramanga, una ciudad verde, que hoy te quiero mostrar de otra forma.

Relájate y demos una vuelta.

¿Que quién soy? alguien como tú, que vive en una ciudad, que se ocupa de sus cosas, que tal vez, como tú, alguna vez quisiste conocer algo inesperado o de pronto tomaste por sentadas cosas maravillosas que tenías a tu alrededor.

Podemos llamar esto una carta para lo que no hemos visto, esté o no a nuestro alcance.

Es un día como otro, te levantas, te arreglas, sales, atraviesas una o dos calles, tomas un bus o te subes a la bici, llegas a tu trabajo o estudio. Lo haces todo a la inversa hasta llegar a casa a dormir y repetir de nuevo.

Es más, tan solo el hecho de poder ir de un punto A a un punto B usando las piernas.

Bucaramanga es una meseta y tiene todo a la mano. Nos hemos acostumbrado tanto a poder caminarla que cualquier mudanza a otra ciudad más grande nos encarta. Es algo natural y a lo que estamos acostumbrados.

Existen más de 200 parques en toda Bucaramanga (después de todo no le dicen “Ciudad de los Parques” por nada) por lo que encontrarse con uno camino a cualquier parte no es una sorpresa.

.

Naturaleza

¿Sabías qué la idea de un espacio abierto que fuera un oasis de la naturaleza en el medio de la ciudad llegó a Colombia recién a fines del siglo XIX y por esas mismas fechas, empezaba en Bucaramanga la construcción de sus primeros parques, que hoy conocemos como Custodio García Rovira, Centenario y Romero?

No es el único espacio verde que hemos visto pero no observado.

Los bosques no son solo de hadas

En algún momento, todos queremos desconectarnos del cemento. Si estás en Bucaramanga, ¡alza la vista! (si no, entra a Google Maps). Hay toda una cadena de montaña que rodea a la ciudad.

Más de 90.000 hectáreas de bosque seco tropical típico santandereano en el que conviven en paz la naturaleza con la gente.

Hacia donde te quieras aventurar, encontrarás seguramente una reserva ecológica y una vista con comparación.

Haz la prueba

Hacia el oriente, como su nombre lo indica, se encuentran los cerros orientales, que son surcados por varios caminos y trochas que desembocan a la vía que lleva hacia Cúcuta. Por allí también puedes hallar el mirador de Morrorico.

Hacia el occidente, se encuentran los cerros que rodean al Aeropuerto Palonegro. Por allí se encuentran las vías del ferrocarril y la escarpa occidental de Bucaramanga.

Hacia el sur, encontramos las montañas donde se ubica Ruitoque y la Mesa de Los Santos. Un poco más adentro de la ruta queda el Cañón del Chicamocha, una de las joyas naturales de Santander.

Y hacia el norte, la serranía que rodea el Embalse de Bucaramanga, una vía por la que se llega a otro de los tesoros de la región: el Páramo de Santurbán.

Aunque no existe una cifra definitiva, se cree que a la ciudad la rodean 90 kilómetros de caminos, algunos conocidos y otros no tanto, desde donde te puedes desconectar del cemento y reconectar con la naturaleza.

Desconectarse por algunas horas del agite de la ciudad no solo puede ser una vía de escape a las preocupaciones del día a día, también ayuda a mejorar la salud.

Este ha sido un breve recordatorio de lo que hace a Bucaramanga una ciudad increíble. No la des por sentada. Aprovecha, cuida y lo más importante, disfruta de estas zonas verdes.

Descubre los parques de Bucaramanga

Disclaimer

Este contenido virtual nace del interés de BGA Te Activa como marca territorial para Bucaramanga de recordar lo que hace a la ciudad especial y atractiva. El momento de su publicación coincide con el estado de emergencia provocado por la pandemia del Covid19, conocido mejor como Coronavirus. Si llegas por estos días, te pedimos disfrutar de los parques y cerros de forma virtual. Hacemos un llamado especial para mantenernos todos en casa mientras superamos esta situación. Una vez concluida, considérate invitado a darte una vuelta por esta Bucaramanga verde.