Si no has llegado aquí por el Quiz Corchador de la Historia de Bucaramanga, edición Cementerios, en Instagram de BGA Te Activa, te recomendamos que lo hagas primero (y no hagas trampa). Encuéntralo en nuestro Instagram.

Para esta edición de ultratumba, dedicada a los camposantos de la ciudad y sus historias, contamos con la asesoría de Sergio Armando Cáceres Mateus, historiador de la UIS y director del Grupo Historia y Patrimonio en Bucaramanga.

Si quieres saber más sobre la historia de los cementerios y la religión en la ciudad, da click aquí.

¡Empecemos!

 

El primer cementerio

Bucaramanga empezó a existir el 22 de diciembre de 1622, pero solo hasta 1750 tuvo su primer cementerio en propiedad. ¿A qué nos referimos con en propiedad? pues a un lugar abierto y destinado a acoger los muertos.

Hasta ese año, en el atrio de la iglesia se llevaba a cabo el entierro de los muertos. Posteriormente había un solar de tierra destinado para dar sepultura que quedaba a una cuadra al occidente de la plaza central de la entonces villa.

 

El cementerio demolido

El Cementerio Universal se llamaba el camposanto que desapareció para dar paso al Puente de la Novena, inaugurado en 2015. Según su administrador de toda la vida, el último huésped de este sitio llegó en 2004 y de ahí hasta el final de su historia, se dedicaron a entregar los restos de los que reposaban allí a sus familiares.

 

Lo interesante del Universal

La gran particularidad de este cementerio que se describe de mejor forma con su nombre: Universal.

Pues bien, en momentos en que la Iglesia Católica dominaba gran parte de la vida de la sociedad de fines del siglo XIX (y tenía poder de decisión sobre casi todas las cosas), se decidió crear un espacio que recibiera los muertos de todas las creencias y procedencias sin distingo.

Es así como al universal llegaron librepensadores, no católicos, masones, suicidas y todos los que no encajaban en los mandatos de la Iglesia.

Las personas que idearon la creación del Cementerio Universal de Bucaramanga, fueron Estanislao Arciniegas, Luis Francisco González y Jesús Novoa Ruíz, que recolectaron 800 pesos para comprarle terreno.

 

La razón del Particular

Ahora sí hablemos de la historia que dio pie a la creación del desaparecido Cementerio Particular, conocida como la “Culebra Pico de Oro”.

La historia transcurre en la Bucaramanga de 1879, época de guerra civil en Colombia entre liberales y conservadores. En la ciudad existían dos bandos: uno de comerciantes y extranjeros, y otro compuesto por artesanos, que se hacían llamar los “Pico de Oro” pero sus rivales los apodaron “Culebra Pico de Oro”.

Relatan las crónicas que las elecciones del cabildo municipal generaron el enfrentamiento entre ambas facciones que terminó con la muerte de tres personas (dos de ellas, ciudadanos alemanes) y varios días de una grave situación de orden público en toda la ciudad.

Los muertos, liberales y librepensadores, no tenían lugar en el Cementerio Católico por lo que se decidió la creación de un nuevo lugar.

Si quieres saber en qué paró la revuelta, te contamos que el general Solón Wilches, presidente del Estado, tuvo que desplazarse con tropas para controlar la situación y el Imperio Alemán exigió una compensación por parte de Colombia por las muertes para no enviar sus Naves de Guerra.

Para contentar a los alemanes, se izó la bandera germana en la plaza principal de Bucaramanga en forma de desagravio, una acción considerada una afrenta a la soberanía nacional. De hecho el descontento fue tal, que se dice que ningún bumangués asistió al evento y solo lo hicieron las autoridades (que iban obligadas, claro)

 

Las cuentas

Con los que hemos contado, Bucaramanga ha tenido en su historia cinco cementerios: Central, Universal, Privado, el de Campohermoso y La Colina.

Si sumamos los que se han construido recientemente y los tradicionales de los otros municipios del área metropolitana, la cifra sube a diez.

 

Las leyendas: La Milagrosa

Una de las leyendas más famosas en la ciudad del Cementerio Universal era la de la Niña Nubia, llamada por otros como “la milagrosa”.

La historia se sitúa en 1968 y la protagonista es Nubia Ríos, alta, delgada y de tez morena según las crónicas de la época. Esta mujer ejercía la prostitución y no tenía problemas con mostrarse como era en una época donde la sociedad puritana aún se escandalizaba con cosas que hoy parecen detalles.

Pues bien, apenas con 18 años, Nubia se quitó la vida y por el rechazo de la sociedad fue enterrada en el Cementerio Universal. Su leyenda se forja entre chismes y habladurías, pues no existe prueba alguna de lo que se contaba: que años después al sacar el cuerpo, este se encontraba intacto.

Sin embargo, la leyenda se alimentó de boca en boca y le concedió la fama de “milagrosa” a Nubia, que desde entonces recibió en su tumba veladora, flores y ofrendas, así como eventualmente, placas en acción de gracias por cualquier razón.

 

Las leyendas: Jesús, el Mago

Don Jesús Ojeda es otra tumba milagrosa y conocida en Bucaramanga, si bien no existen mayores registros del personaje más allá de lo que se cuentan entre los mayores de 50 años de la ciudad.

Sin embargo, se dice que don Jesús Ojeda, apodado El Mago, atendía en Morrorico y curaba los males. Tenía manos milagrosas que curaban dolencias.

Su tumba, ubicada en Jardines La Colina, aún es bastante visitada y la decoran flores, ofrendas y varias placas de agradecimiento por haber curado algún mal a quien le pidió algún favor.

 

Aquí termina este Quiz Corchador de BGA, edición de Ultratumba, si llegaste hasta aquí, bien puedes conocer otros de los productos que te ofrece BGA Te Activa para enamorarte de Bucaramanga y conocerla un poco más:

Ruta guiada de patrimonio

Ruta Verde