Solo 10 minutos han pasado del bullicio del tráfico y el incesante latir de una ciudad como Bucaramanga cuando todo ha reverdecido y el silencio se impone.

Alrededor de la capital santandereana cascabelean entre los cerros un sistema de caminos y trochas que grupos de caminantes han ido descubriendo y las ofrecen a quienes desean desconectarse por algunas horas de sus rutinas semanales y de paso, quieren mejorar su estado de forma física.

Aunque no están medidas con exactitud, pues muchos de estos caminos tienen cientos de años y han sido dejados de utilizar a cambio de nueva carreteras pavimentadas, hay unos 90 kilómetros de estos senderos alrededor de la ciudad. Algunos conocidos, como el camino al Alto de Los Padres y otros no tanto, como la ruta que lleva del Café Madrid al Aeropuerto.En toda la región la cifra asciende a 6.000 kilómetros.

La geografía estable más el clima agradable del que goza la ciudad han hecho de esta actividad un disfrute que se ha organizado en unos 60 grupos de caminantes. Unas dos decenas de estos ya llevan varios años descubriendo nuevas rutas para disfrutar del verde, lo que ha contribuido a que se considere a Bucaramanga como una capital del senderismo en Colombia.

Estas arterias verdes activan a los bumangueses. ¿A ti qué te activa?